Ars Moriendi

Hace ya un tiempo, este covid nos ha robado casi un año entero, vivimos la experiencia de estar presentes durante la grabación del programa La Escóbula de la Brújula, un programa crossover con otro podcast de referencia, Elena en el país de los Horrores. Este programa, dedicado al arte y la muerte se llevó a cabo en la galería de arte Est_Art Space de Alcobendas, donde 12 artistas presentaban sus obras bajo este denominador común del misterio de la muerte.

Cuadros de Carlos Carrasco - Imagen propia
Cuadros de Carlos Carrasco – Imagen propia

Antes de nada, os recomendamos escuchar este podcast. Os dejamos el link de ivoox:

 

Contenidos del programa

No os vamos a destripar el programa, porque os recomendamos que lo escuchéis entero. Tan solo nos queremos centrar en algunos lugares interesantes que estos genios de la divulgación comentaron, como lugares con carga emotiva, al menos para ellos, y lugares con una vinculación con la trascendencia. Este concepto, seas de las creencias que seas, y de la cultura, raza o tiempo, es común para toda la humanidad: Trascender a la propia vida.

Listos para grabar - Imagen propia
Listos para grabar – Imagen propia

 

Programa grabado en riguroso directo

Este programa, aunque se emitió con posterioridad, fue grabado en directo, con los colaboradores de ambos programas. Queremos destacar la presencia de mucho arte, en esta galería de Alcobendas, donde incluso expuso Carlos Carrasco, el artista del programa.

Preparados para grabar - Imagen propia
Preparados para grabar – Imagen propia

 

Lugares interesantes

Cementerios, galerías de arte al aire libre

En este apartado, bien podríamos hablaros de algunos cementerios míticos, donde el arte como expresión de esa transcendencia alcanza una gran notoriedad. Pero no nos vamos a centrar especialmente en ellos, pues son sobradamente conocidos esos cementerios monumentales que en el fondo no dejan de ser galerías de arte al aire libre.

Pero si os vamos a resaltar varias obras de arte que están en estos lugares tan terribles, como geniales, en cuanto sus contenidos.

El beso de la Muerte

Es una obra de arte en el cementerio de Barcelona, una obra de Jaume Barba que representa a la muerte alada, que, de un beso a un joven, que es el hijo de una familia adinerada. Un beso, casi rozando lo erótico, entre este horror, que es un esqueleto alado, acaricia a un joven, arrebatándole la vida.

El beso de la Muerte - Imagen de Carlos Carrasco
El beso de la Muerte – Imagen de Carlos Carrasco

El Ángel de la resurrección

Las tumbas buscan la trascendencia tras la muerte; pues hay una obra de arte casi única por su transgresión en su momento. Nos referimos al angelo dell giudizzio, en una galería de tumbas del Cimitero monumentale di Staglieno, en Genova, por el artista Giulio Monteverde. Este ángel es el Arcángel San Gabriel, cuya trompeta sonará para llamar a la resurrección y al juicio final.

El Ángel de la resurrección de Giulio Monteverde - Imagen de Carlos Carrasco
El Ángel de la resurrección de Giulio Monteverde – Imagen de Carlos Carrasco

¿Es un ángel?,.. ¿un hombre, una mujer? ¿Qué es? Es una escultura de proporciones perfectas, perfectamente plomada en su verticalidad. Con un posado de brazos cruzados, que representan la protección del alma. Pero, ¿dónde está la trompeta que llamará al juicio final? Pues está “escondido” y en lugar de estar presta para llamar, está tapada la boquilla. Como describió el propio autor, no hace falta sonar la trompeta, porque ya está en la eternidad.

Un artista digital 3D mexicano ha recreado la obra, sacando incluso más detalles que en la obra original. El autor asigna un sexo a este ángel, aunque “lo esconde” con un pose protector, que igual protege la eternidad que oculta un incipiente pecho femenino,.. ¿puede ser algo más genial?

El Ángel de la resurrección digital - Imagen del autor
El Ángel de la resurrección digital – Imagen del autor

La tumba de la misma muerte

Para este viaje no nos vamos a ir muy lejos, en el Cementerio de la Almudena hay una tumba muy antigua. Casi desconocida. Sobre ella un árbol creció, y casi poéticamente se puede hablar de una resurrección, ya que una vida parte de otra. Pero incluso este árbol ha muerto, con lo que la muerte muere también aquí.

La tumba de la misma muerte - Imágenes de Carlos Carrasco
La tumba de la misma muerte – Imágenes de Carlos Carrasco

No es algo buscado; pero, el universo sorprende a todo aquel con ganas de ser sorprendido.

 

Los cementerios que dan “yuyu”, la muerte de la propia muerte

¿Qué pasa cuando ya nadie recuerda a los que están enterrados, se da la muerte de la misma muerte? Se acaba la trascendencia de los millones de humanos que no dejaron obras reconocibles o trazables,.. Muere la muerte. Juan Ignacio Cuesta nos lleva a los cementerios que ya no se usan, ni se van a usar,.. son desconocidos.

Ermitorio de San Vicente, en Cervera de Pisuerga

En Cervera de Pisuerga, como contaron en Destino Castilla y León, es parte de una ruta del románico palentino rupestre. Hay muchos ejemplos en España de este fenómeno que hacían los visigodos. Vaciando una roca que transformaban en ermitorio, y en su entorno, estaba la necrópolis.

Eremitorio de San Vicente, Cervera de Pisuerga
Eremitorio de San Vicente, Cervera de Pisuerga

Cementerio de Tenzuela

Procede de un pueblo de Segovia, con escasos 2 habitantes. La costumbre local es de enterrar en tierra directamente y sin lápida. De esta forma, ya nadie recuerda los aquí fallecidos. Esto da un halo de misterio, y cuando desaparezcan estas dos personas,..

Cementerio de Tenzanos, Segovia - Imagen de Juan Ignacio Cuesta
Cementerio de Tenzanos, Segovia – Imagen de Juan Ignacio Cuesta

Casas de Asón, en Cantabria

Es un diminuto valle de Cantabria al que apenas va gente pese a su belleza natural. Al igual que ocurre con el anterior, apenas quedan 10 o 12 habitantes allí. ¿Quién recordará la vida que en estos sitios floreció un día?

Cementerio de Casas de Asón, Cantabria - Imagen de Juan Ignacio Cuesta
Cementerio de Casas de Asón, Cantabria – Imagen de Juan Ignacio Cuesta

Fuencemillán en Guadalajara

Al cercarte a este cementerio, el visitante ocasional se da cuenta de que este lugar de reposo está abandonado. Incluso expoliado, con mausoleos vaciados, sin esculturas, ni lápidas, ni cuerpos. Este lugar representa el olvido de la misma muerte.

Cementerio de Fuencemillán, Guadalajara - Imagen de Juan Ignacio Cuesta
Cementerio de Fuencemillán, Guadalajara – Imagen de Juan Ignacio Cuesta

Oreja, en la provincia de Toledo

De esta población no queda casi nada, hace años que fue abandonado. Es posiblemente recordado por el castillo, que domina desde el cerro, pero la próxima población de Oreja es tan solo una ruina abandona; menos la iglesia, que estaba muy bien construida y del que aún las inclemencias meteorológicas no han conseguido tumbar.

Cementerio de Oreja o Aurelia, Toledo - Imagen de Juan Ignacio Cuesta
Cementerio de Oreja o Aurelia, Toledo – Imagen de Juan Ignacio Cuesta

Este pueblo abandonado posee su propio cementerio; el segundo ya que uno previo ya fue olvidado, que data de la guerra civil, lo que no representa tantos años, pero pese a esto, está totalmente abandonado con tan solo 8 tumbas y que, en breve, seguirá el mismo olvido que su predecesor.

La Romerosa, Guadajalara

Fue otro Pueblo abandonado sin rastro de qué fue o qué paso. Se cree que fue abandonado en torno a 1790. Llegando a Romerosa, lo único que te encuentras son restos de botellones y huesos; calaveras, fémures, todo tirado. Ningún respeto queda a los habitantes de este pueblo. Aunque ha habido intentos de saber quiénes habitaron esta población, no había registros en la zona.

Cementerio de La Romerosa, Guadalajara - Imágenes de Juan Ignacio Cuesta
Cementerio de La Romerosa, Guadalajara – Imágenes de Juan Ignacio Cuesta

Gracias a juan Ignacio Cuesta, es posible conocer el misterio de este lugar, ya que dio con el relato de este lugar y cómo desapareció. Rebuscando en templo Mormón de Ogden, Utha (USA), dio con las actas de defunción de este pueblo, indicando que fue abandonado en 1790. Allí se conservan no solo estas actas, si no miles de otros documentos con los nombres de los bautizados, a la espera de la resurrección.

El programa de la Escóbula de los Horrores dio mucho de sí, aunque sobre otros temas, por lo que os recomendamos escuchar el programa completo, y por qué no; si no lo conocías, que escuchéis todos los programas; tanto los de la Escóbula de la Brújula, como Elena en el País de los Horrores. Seguro que aprendéis alguna cosa nueva.

Foto de familia - Imagen propia
Foto de familia – Imagen propia

Nota: Imagen de la portada cortesía de Newtral

Leave a comment